Consolidamos nuestra posición en Madrid al ser la adjudicataria de una obra de 5.5M€

ESPIREA refuerza su plan de crecimiento en Madrid al estar realizando la construcción de un nuevo edificio de 33 viviendas en el emblemático distrito de Chamberí, que se caracteriza por ser un proyecto colaborativo e innovador al recurrir a la última tecnología en cuanto a nivel de eficiencia energética se refiere.   

Con una inversión de 5,75 millones de euros, la nueva obra, que finalizará en 2023 y en la que forma parte INMOBROK, combina dos segmentos de actividad de ESPIREA: el residencial al contar con más de 30 viviendas con zonas comunes, piscina en el exterior y 85 plazas de garaje y el de oficinas, ya que el edificio dispondrá de un local y oficina para impulsar el éxito profesional y la productividad.    

En ESPIREA trabajan día tras día para afianzar el crecimiento de la empresa a nivel nacional e internacional y prueba de ello es que, en la Comunidad de Madrid, la constructora, actualmente, está llevando a cabo un total de 11 proyectos de gran envergadura como son la revaloración urbanística de Tetuán con la construcción de cinco edificios de viviendas o el Hotel y Teatro Albéniz, entre otros.   

En ESPIREA tenemos el objetivo de alcanzar una facturación de 100 millones de euros en los próximos años. Bajo el paraguas de la modernización del sector, queremos ser los aliados perfetos del cambio y, en este sentido, apostamos por ofrecer proyectos innovadores a través de la metodología LEAN, industrialización y digitalización y gracias a los últimos modelos de gestión sostenibles”, ha comentado Eugenio Sánchez-Ramade, CEO de ESPIREA.  

 

NUEVA ENTREGA DE VIVIENDAS EN MADRID 

ESPIREA, además de estar realizando las obras en Chamberí, ha entregado recientemente 11 viviendas en la calle Claudio Coello, 11 en Madrid. 

Con la colaboración de los reconocidos despachos de arquitectura B/SV Arquitectos y Bernardi + Peschard, se ha optimizado el espacio existente acorde a un estilo de vida contemporáneo con el objetivo de conservar la estética original del edificio.  

Las obras se han basado en la demolición de parte del edificio existente, ejecución de una nueva fachada posterior, implantación de un ascensor accesible, modificación del portal, nueva distribución de plantas para la implantación de 11 viviendas, nueva distribución de la planta semisótano para nuevos cuartos de instalaciones, trasteros y zonas de uso comunitario (gimnasio, sauna, vestuario y piscina), intervención estructural, renovación de instalaciones y renovación de fachadas, revocos, molduras, balcones y miradores. 

Se trata de un edificio muy cuidado con viviendas de lujo modernas, bien distribuidas y con materiales de primera calidad, siguiendo así la esencia del distrito de Salamanca.